¿Qué es la Educación Canina en Positivo?

Estas son las posibles respuestas

La respuesta correcta es la D

Para una mejor comprensión, te voy a definir los conceptos y a contextualizarlos.

Refuerzo Positivo: añadir un estímulo para una cierta conducta que incrementa o mantiene la frecuencia o intensidad de dicha conducta.

Para explicarte la extinción de manera rigurosa necesito hablarte antes del castigo. Ya que falta mucho rigor en esto, lo que lleva a malos entendidos. Dentro del castigo está el castigo positivo que es añadir un estímulo aversivo o punitivo después de la conducta. Luego está el castigo negativo que es retirar un estímulo apetitivo después de la conducta.  Así que, por ejemplo, retirar nuestra interacción o nuestra atención al perro cuando está llevando una conducta problemática, supone un castigo negativo. Y es aquí donde reside uno de los grandes errores y pensamientos de muchas personas al creer que el perro puede hacer lo que le dé la gana. Lo que conduce a consecuencias desastrosas debido a ese error y falta de entendimiento de la metodología.  

Pero sigo con la exposición. La extinción provoca que una conducta desaparezca por falta de refuerzo (recuerda que el refuerzo es subjetivo y lo que para ti puede no ser un reforzador, puede serlo para tu perro). Por ejemplo cuando ignoramos una conducta del perro por llamar nuestra atención, puede considerarse extinción, ya que no hay un cambio estimular entre el antes y el después.  Es una diferencia muy sutil pero es importante comprenderla. Por este motivo se cometen tantos errores en la educación en positivo de mano de personas que no han entendido bien los conceptos clave. 

Por tanto resumiendo estos dos últimos conceptos tenemos que el castigo negativo consiste en la retirada de los reforzadores presentes que mantienen la conducta. Mientras que la extinción consiste en evitar el acceso a dichos reforzadores. Y es aquí donde nos encontramos con la proactividad. Ya que para evitar el acceso a los reforzadores que mantienen una conducta, hemos de ser proactivos. Es decir, tener un comportamiento que implica actuar antes de una situación futura, en lugar de sólo reaccionar. Significa hacer que la conducta suceda en lugar de simplemente ajustarse y reaccionar a posteriori. Un ejemplo sencillo de esto sería: si no quiero que mi cachorro muerda mis zapatillas, no las dejaré a su alcance.

Parecen muchas cosas a tener en cuenta, pero todo es cuestión de práctica. 

Así que si te apetece que hable más en posteriores artículos sobre estos temas, indícamelo en los comentarios.

Un abrazo

Mónica

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *