Haz pensar a tu perro. Parte 1

Adapta la dificultad a tu perro. Ya que si lo encuentra demasiado difícil para lograr resolverlo, puede llegar a frustrarse y conseguir el efecto contrario.

Ten en cuenta que cada perro tiene sus propias estrategias resolutivas, por lo que habrá perros que rompan el juguete y otros que lo abran. Ninguna solución es incorrecta. Ya que el objetivo de estos juegos es activar su sistema cognitivo para fortalecerlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *