El árbol encantado

En los juegos de olfato es necesario que esté muy claro el inicio del mismo, para que el perro sepa cual es el momento de comenzar a buscar los tesoros. El fin del juego lo indicará en este caso el perro. Ya que ha de ser él el que se de cuenta de que no quedan más tesoros por encontrar. De este modo fomentamos su autogestión.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *