Deshidratación en Perros

El calor en verano es una de las principales causas de deshidratacion en perros, pero no la única. A continuación te expongo las causas, síntomas, prevención y cómo ayudar a un perro que está deshidratado.

Los días de verano, vienen acompañados de cambios en la rutina con nuestros perros y también con pasar más tiempo fuera de casa. Por eso hemos de tener especial cuidado con la deshidratación en esta época del año. Por ello, algo que nunca hemos de perder de vista es lo siguiente: Si el día es caluroso, nuestro perro normalmente tomará pequeños descansos en un lugar tranquilo. El problema viene cuando salimos de excursión, o damos largos paseos, porque ellos irán tras de ti, incluso en detrimento de su salud. Así que prestaremos atención para protegerle.

Con los perros pasa lo mismo que con las personas, si está sediento, ya vas tarde, está comenzando a deshidratarse.

Prevención de la deshidratación canina
La mejor manera de prevenir la deshidratación, es que tenga siempre disponible agua fresca, para que beba a intervalos cuando el lo considere necesario.

Causas de la deshidratación

  • No tener acceso al agua cuando lo necesite.

  • El calor.

  • Afecciones metabólicas como la diabetes.

  • Vómitos.

  • Diarrea excesiva.

  • Ejercicio excesivo.

  • Ejercitarle a una temperatura superior a 18 grados centígrados, aunque aquí además corremos el riesgo de golpe de calor.

  • Braquicéfalos.

  • Cachorros.

  • Abueletes.

Síntomas de la deshidratación canina

  • Letargo

  • No querer moverse

  • Jadear excesivamente

  • Prueba clave número 1: levanta suavemente la piel de la parte superior de tu perro, y si no vuelve a su posición normal en uno o dos segundos, es posible que tu perro esté deshidratado.

  • Prueba clave número 2: Si las encías y los tejidos internos de la boca están pegajosos o secos, es un factor que indica que pueda estar deshidratado.

Cómo tratar la deshidratación canina

  • Llevarle a un lugar fresco o con sombra.

  • Mojarle con agua fresca, no fría.

  • Darle de beber de forma calmada agua fresca, no fría.

  • Acudir inmediatamente al veterinario para que le estabilice y le haga una revisión, por posibles complicaciones.

Ten siempre a mano el teléfono de tu veterinario, y el de tu veterinario de urgencias.

Gracias por leerme
Mónica

Compártelo con tus amistades para proteger a sus perros

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *