10 claves para que tu perro te haga caso en cualquier situación

¿Sientes que hay ocasiones que tu perro no te escucha? ¿Conoce una señal, pero hay momentos en los que parece que te ignora?

Te doy 7 claves para enseñar a tu perro a que te escuche en cualquier situación.

 

Sincronización

Algo que has de saber que los perros (y nosotros mismos) hacen lo que les funciona. Por ello. Por lo que depende de ti conseguir que escucharte le funcione a tu perro. Es por eso que muchas veces estar pendiente del emocionante mundo les funciona mejor que escuchar a su persona favorita. Así que haz que el escucharte les funcione de manera positiva. Se el proveedor de experiencias positivas.

 

Y lo creas o no, muchas personas enseñan a sus perros a no escucharles. 

 

Más no es mejor

No repitas la señal una y otra vez. Si no respondió a la primera, la repetición solo le enseñará  que esa señal no tiene importancia y puede responder cuando lo crea oportuno y no cuando se le indica.

 

Juega con las probabilidades

Nunca pidas un comportamiento que no vaya a darlo a la primera en un 80% de las veces. Si hay demasiadas distracciones para tu perro, si no está bien entrenado, si no lo ha aprendido bien, no responderá y eso jugará en tu contra.

 

Silencio

Entrena en silencio. Deja el tono de voz alto, para los miembros del ejercito que se ven en las películas. Recuerda que los perros tienen un gran sentido auditivo por lo que escucharán perfectamente tus susurros. Con esto le enseñamos a escuchar a tentamente. Y un perro que ha aprendido a escuchar atentamente, tenderá a prestarte más atención.

 

Deja de estar todo el tiempo hablando con tu perro. Porque de este modo las señales se perderán entre el ruido y tu perro aprenderá a ignorar todo ese ruído incluído las señales a las que queremos que responda.

 

La comunicación efectiva viene de la claridad y la calidad, no de la cantidad.

 

Lo básico te lleva al éxito

Si estás en una situación en la que tu perro sabes que no va a responder, pero que en otras situaciones si responde, piensa qué es diferente en esta situación. Puede ser que haya muchas distracciones, que sea un sitio nuevo o poco frecuente, que es una situación muy diferente a los contextos donde habéis entrenado, etc. 

Si esto pasa vuelve a entrenar desde el inicio, elimina en la medida de lo posible esos factores y ve introduciéndolos poco a poco. Y entrena desde el inicio, aunque tengas que usar un señuelo de comida por un corto tiempo para que aprenda el comportamiento asociado a la señal.  Si están ocurriendo muchas cosas, aléjate un poco de la acción y ve acercándote poco a poco. 

 

Recuerda que siempre has de preparar a tu perro para el éxito, Si tu perro no tiene éxito, no podrás reforzarlo y si no puedes reforzar, no se aprende nada útil.



Los refuerzos

Asegúrate que los premios sean significativos para tu perro. Aunque a ti te parezcan lo más, puede que a tu perro ni le interesen. Porque el refuerzo solo es refuerzo si aumenta o mantiene la conducta. Y éstos han de estar acordes a la exigencia que le supone responder a la señal.



Respuesta estándar

Si entrenas demasiado tiempo, obtendrás un comportamiento inferior al estándar porque estará cansado. Y reforzar un comportamiento por debajo del estándar, solo producirá más comportamientos bajo el estándar en el futuro. Así que mejor entrena poquito y a menudo.



Algunas claves extra…

  • Los perros necesitan aprender a aprender. Por eso haz sesiones corta pero a menudo para que aprenda el juego del entrenamiento. Porque si entrenar no es como jugar para tu perro y para ti, tu perro no aprenderá y mucho menos a largo plazo.
  • Tu perro escuchará mejor a alguien en quien confía, con quien se divierte y que es predecible.  Así que, cuida vuestro vínculo. 

 

Yo ya te he dado las claves para cualquier señal que quieras enseñar a tu perro, ahora te toca a tí ponerlas en práctica.

 

¿Con cuál de ellas vas a empezar? Cuéntame.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *